ERASMUS +: Visitamos Suecia

Publicado en ERASMUS +

 IMG 4549-800i

Durante la semana del 26 al 30 de septiembre, dos profesores del colegio Paula Soler Sanchiz, Pascual y Conchi, nos hemos desplazado hasta la preciosa localidad de Gaddede, al norte de Suecia para seguir con las actividades enmarcadas dentro del Proyecto Erasmus+ “Let's get school outdoors”, en el que están implicados, junto a profesores y alumnos del colegio anfitrión y nuestro propio centro, otros colegios de los siguientes países: Polonia, Finlandia y República Checa. 

Principalmente se han puesto en común las actividades programadas para el último trimestre del curso anterior, haciendo una pequeña evaluación de las mismas, solucionando dudas relacionadas con la inclusión del Proyecto en eTwinning  y programando las próximas visitas y actividades pendientes para el presente curso escolar. 

Durante esta estancia, nos ha llamado especialmente la atención  la implicación de las familias y la estrecha relación de las mismas con los profesores del centro, la baja ratio del alumnado, la gran valoración y admiración que las familias muestran ante los profesores, la no “sobreprotección” de los alumnos, la autonomía y buena organización de los mismos, las pocas muestras de indisciplina en el centro, etc. La autonomía de los alumnos ha sido uno de los aspectos más sorprendentes, ya que estos muestran mayor libertad de movimiento, trabajando independientemente sin necesidad de la presencia y supervisión constante de un profesor, organizándose ellos mismos su  propio tiempo para realización de tareas. 

El centro sueco está muy bien dotado de todo tipo de materiales: instrumentos musicales, ordenadores, cocinas, lavadoras, máquinas de coser, materiales deportivos, piscina climatizada para el uso de los alumn@s durante las clases de educación física, sauna, pistas polideportivas, etc. También tienen gran cantidad de espacios para poder distribuir a los alumnos, tanto en el trabajo diario como en apoyos ordinarios y otras aulas específicas: informática, música, cocina y trabajos domésticos, artística, tecnología, gimnasio y piscina, etc. 

Pero lo que más nos ha impresionado es el trabajo que estos alumnos desarrollan fuera del aula, demostrando que es muy fácil aprender nuevos contenidos de manera experimental y manipulativa, ampliando este aprendizaje al llevado a cabo dentro del aula y utilizando el medio ambiente como libro de texto. Todo un ejemplo a seguir por nosotros, ya que de esta manera hemos podido observar que el interés mostrado por los alumnos es muy significativo, no existiendo problemas de  falta de atención por parte de los alumnos, ya que escuchan con gran interés las órdenes e instrucciones de las actividades programadas, resultando el aprendizaje de los contenidos mucho más positivo. Y, aunque la meteorología es muy adversa a lo largo de la mayor parte del año, esto no les impide salir del centro y  trabajar fuera del aula, sin necesidad de autorizaciones ni permisos especiales. 

Incluso pudimos compartir con ellos un rato en el aula de la naturaleza que tienen justo al lado del edificio principal del colegio, donde cada día, sobre todo los más pequeños, pasan la mayoría del tiempo aprendiendo y jugando en un medio natural. Otra de las clases a las que pudimos asistir fue una sesión de supervivencia e interacción con la naturaleza, donde los alumnos se encargaron de llevar y organizar todo el material necesario para pasar el día fuera del aula, preparando el fuego, la comida, etc. En esta actividad  cada alumno desempeñaba su rol, estando todos autorizados a llevar sus propias navajas, cerillas… y utilizándolas de una manera muy natural. Pudimos observar como ellos han ido poco a poco organizándose y aprendiendo, por el método de ensayo y error, cómo utilizar esas herramientas tan sumamente prohibidas en los centros escolares de nuestro país. 

Otro aspecto muy relevante y por el que hemos sentido sana envidia ha sido el alto nivel de inglés de los alumnos de este centro ya que, a pesar de que ellos empiezan a estudiar mucho  más tarde este idioma, su nivel es mucho más alto con respecto al resto de  países participantes en el proyecto. Según nos han comentado sus profesores esto se debe a  que la utilización del inglés fuera del aula es más habitual, ya sea por medio de la TV, juegos informáticos y familias. 

En conclusión, nos hemos venido con la impresión de que en este país se enseña a los niños no solo conocimientos sino también los preparan para la vida diaria, para poder desenvolverse en distintas situaciones, restando importancia a las áreas troncales en favor de las tareas domésticas, la música, la orientación, la supervivencia, las nuevas tecnologías etc., a las que se les da mucha importancia. Hemos podido ver un gran ejemplo de cómo trabajar fuera del aula, todo un colegio modelo a seguir para nuestro proyecto “Let's get school outdoors”. icono foto